diumenge, 1 de febrer de 2009

El mestre J. VICENS VIVES

La setmana passada vaig trobar als Encants de Barcelona un llibre publicat l'any 1945: "Atlas y Síntesis de HISTORIA DE ESPAÑA" de J. Vicens Vives. Un veritable tresor.
Adjunto un petit exemple del mestratge de J. Vicens Vives, on podem veure com la Geografia condiciona la Política i per tant, la Història.


LAS ENTIDADES GEOPOLÍTICAS PENINSULARES (Mapa nº2).
Entidades geopolíticas equivale a decir marcos geográficohistóricos esenciales de un país. En consecuencia, responden en sus grandes líneas a los elementos geográficos más importantes. Así se nos revela al esquematizar las entidades geopolíticas de la península Hispánica en el gráfico núm. 2, cuyo parentesco con el anterior resulta indudable.
La meseta se nos presenta aquí como entidad geopolítica predominante del suelo peninsular, con un núcleo (círculo) de vasta irradiación: el castellano. En ella se ha de notar el papel de resistencia de la barrera montañosa del sistema Cantábrico, al Norte, y la acción de obstáculos del sistema Ibérico entre la Meseta y la depresión del Ebro. Por esta causa, las tendencias más constantes de la Meseta en el ámbito peninsular son hacia el Sudeste (Mediterráneo), el Sur (Andalucía y África) y el Sudoeste (Atlántico).
La fachada atlántica de la Península determina una entidad geopolítica diferenciada a partir del núcleo (círculo) de Braga. Su expansión hacia el Sur ha dado lugar al Estado portugués.
La depresión del Ebro, que por Navarra se relaciona con la depresión Vasca, forma un triángulo : el aragonés o ibérico, con dos núcleos periféricos : el vasconavarro, al Oeste, y el catalán, al Este. Esta constitución la ha hecho poco coherente como entidad geopolítica, aunque en la Edad Media aparece varias veces unida bajo un mismo monarca. Los Pirineos constituyen una gran barrera que la aísla del triángulo del Garona, con Tolosa como núcleo principal. No obstante, los pasos que existen en las extremidades de aquella cordillera, han hecho muy activa la política transpirenaica de Navarra y Cataluña. Por su parte, el núcleo catalán ha formado muchas veces una especie de corredor de influencias (véase en el mapa), orientadas unas hacia el Nordeste (Languedoc y Provenza) y otras hacia el Sudeste (Valencia y Murcia).